¿Qué es el sistema antiarranque "Alcolock"?

Compartir:
¿Qué es el sistema antiarranque "Alcolock"?

Este sistema se conoce popularmente como "Alcolock", que es la abreviatura de 'alcohol interlocks' y, al mismo tiempo, el nombre de la marca más popular de alcoholímetros.

La obligatoriedad de uso de este nuevo sistema viene de la Unión Europea. A finales de noviembre de 2019 ya se aprobó el Reglamento para los requisitos de homologación, en el que se establece que el 5 de julio de 2022 -como muy tarde-, los nuevos vehículos que fueran homologados debían contar con una serie de requisitos, entre ellos un asistente de velocidad inteligente, un control de la presión de los neumáticos, y una "interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque".

Francia e Italia ya cuentan con una regulación para los alcoholímetros antiarranque, y La Unión Europea pretende que a partir del verano de 2022, el resto de países adapten su regulación para equipararse.

En la sesión del pasado 30 de septiembre, el Congreso aprobó la medida y se anunció la intención de aprobar el uso de los alcoholímetros para vehículos destinados al transporte de mercancías y viajeros, así como la necesidad de que el Gobierno apruebe un real decreto que "regule los controles de alcohol, drogas y otras sustancias durante el ejercicio de la actividad profesional para los puestos de conductor".

¿Cómo funciona el "Alcolock"?

El "Alcolock" funciona mediante la concentración de alcohol en el aliento del conductor y, en caso de superarse los límites establecidos, impide que se encienda el coche porque está conectado con el sistema de arranque. En España la tasa máxima permtiida es de 0,25 mg/l en aire espirado en conductores habituales y 0,15 mg/l en profesionales y conductores noveles.

Según un estudio de la Comisión Europea datado de 2014, el uso de estos alcoholímetros antiarranque puede ayudar a reducir hasta un 65% el número de accidentes relacionados con el alcohol.

De momento la implementación de este alcoholímetro antiarranque sigue dejando muchas dudas, principalmente en su efectividad para que realmente el conductor no sobrepase la tasa permitida. Habrá que esperar para conocer en qué casos se debe utilizar y hasta qué punto puede llegar a ser una medida efectiva. Lo que sabemos es que a partir de julio de 2022, será obligatorio que todos los nuevos vehículos estén preparados para utilizarlos.

Sin duda, lo más efectivo para reducir el número de accidentes provocados por el consumo de alcohol sería la concienciación de todos los conductores, pero conseguirlo parece una quimera, por lo tanto, la entrada en vigor de este nuevo dispositivo puede conseguir lo que no ha conseguido la responsabilidad personal de cada persona que se pone al volante: reducir, por fin, el elevadísimo número de víctimas provocado por la letal combinación de alcohol y conducción.