prácticas-de-reciclaje-de-conducir
Noticias

Reciclaje de conducir

Reciclaje de conducir: Hacer prácticas de reciclaje de conducir es la mejor manera de superar la inseguridad, o en el peor de los casos, el miedo a conducir.

Se estima que alrededor del 60% de las mujeres y el 30% de los hombres que conducen sufren esta fobia, principalmente manifestada en forma de ansiedad y estrés.

Para estas personas representa un verdadero contratiempo para el desarrollo normal de sus actividades diarias: En los casos leves esta inseguridad puede llevarles a elegir caminos mucho más largos para ir al trabajo solo para evitar pasar por una determinada rotonda, una calle muy transitada o una autopista. En los casos más graves las consecuencias son directamente dejar de conducir. Este miedo o inseguridad a la hora de conducir se llama amaxofobia.

La buena noticia es que se puede superar, y en prácticamente el 100% de los casos se supera de una manera tan sencilla como haciendo unas prácticas de reciclaje de conducir. Los casos más extremos pueden requerir la ayuda de un psicólogo especializado, pero frecuentemente basta con unas clases de conducir como terapia de choque que poco a poco devuelvan la confianza perdida.

La fobia a conducir consiste en percibir la conducción como algo agobiante y peligroso, generando en quien la padece una gran ansiedad.

Este miedo a conducir casi irracional puede tener distintos orígenes.

Un accidente: tal vez sea una de las primeras causas y, de algún modo, la más normal. Cuando tenemos una mala experiencia en cualquier tipo de actividad acostumbramos a no volver a repetirla. En el caso de conducir esta correlación se acentúa, ya que las malas experiencias al volante suelen tener consecuencias de ingrato recuerdo.

Una experiencia traumática: No hace falta tener un accidente. En ocasiones, una experiencia traumática puede venir dada por haber pasado una situación muy angustiosa como viajar con una intensa lluvia por una carretera muy peligrosa, perderse de noche en un camino de montaña o tener una avería en un lugar apartado y de difícil acceso.

Falta de práctica: La falta de horas al volante puede ocasionar sensación de inseguridad y de falta de control. Esta falta de práctica se da en conductores y conductoras noveles, pero también en personas que tienen el carnet de conducir desde hace muchos años.

De hecho, la mayoría de las personas que vienen a Autoescuela SOY18 en busca de prácticas de reciclaje de conducir lo hacen porque llevan años sin coger un coche.

A veces, las personas dejan de conducir durante mucho tiempo por distintas razones: vivir en el centro de las ciudades, alejándose del coche y convirtiéndose en usuarios del transporte público o asumir ante su pareja el rol de “copiloto” pueden ser dos de las razones por las que las personas dejan de ponerse al volante durante largas temporadas.

Esta falta de inactividad en la carretera acaba generando tal grado de inseguridad que acaba derivando en amaxofobia o miedo a conducir.

La amaxofobia se puede llegar a dar en casos de personas que incluso no tienen el carnet de conducir. Haber presenciado un accidente, haber tenido uno, aunque no fuera como conductor/a, o tener alguna persona allegada que lo haya sufrido pueden ser razones para que una persona desarrolle amaxofobia, incluso antes de empezar sus prácticas de conducir.

Algunos alumnos y alumnas empiezan sus clases en la autoescuela padeciendo esta fobia. En estos casos el papel que juegan los profesores y profesoras es determinante, ya que con estas personas el nivel de paciencia, tacto y empatía debe ser, si cabe, mayor que con las personas que no la padecen.

Principales síntomas de la amaxofobia

Como ocurre con otras fobias, la amaxofobia genera una serie de síntomas que pueden aparecer en el momento de empezar a conducir o incluso solo con el hecho de pensar en hacerlo. Esto es lo que se conoce ansiedad anticipatoria.

Los principales síntomas son:

Sudoración

Tensión muscular

Sensación de mareo

Boca seca

Dificultad para respira

Visión borrosa

Palpitaciones

 

Cómo superar el miedo a conducir

La amaxofobia se supera. Existen distintos métodos para superar esta fobia, pero sin lugar a dudas el que ha demostrado mayor eficacia es la terapia de exposición.

Es decir, la persona se va enfrentando de forma gradual a la conducción y, particularmente, a las situaciones del tráfico que le generan mayor angustia.

Hay quien opta por afrontar esta técnica por libre, pero hacerlo de la mano de un profesional es mucho más rápido, mas efectivo y menos traumático, por lo que es aconsejable hacer unas prácticas de reciclaje de conducción en autoescuela.

Afrontar esta situación con un profesor al lado que asuma la responsabilidad, que de indicaciones, que tranquilice y que corrija determinados errores hace que sea mucho más llevadero y sencillo.

En Autoescuela SOY18 tenemos una amplia plantilla de profesores y profesoras con una larga experiencia tratando a conductores y conductoras que tienen miedo a conducir. Puedes hacer el número de prácticas de reciclaje que quieras, en ningún caso contemplamos un mínimo, ya que hay personas que superan el miedo a conducir con un par de prácticas y hay quien necesita muchas más.

Ya los sabes, si tienes amaxofobia, o simplemente sientes cierto inseguridad al volante, no dudes en venir a cualquiera de nuestras secciones y te ayudaremos a superarlo.

Si quieres saber más sobre Autoescuela SOY18 puedes visitarnos en soy18.com

Escribir un comentario